Opal

Producción audiovisual para candidatos en tiempos de campañas

La agenda de un candidato en tiempos de campañas electorales impone un reto enorme para quienes nos encargamos de la elaboración de piezas audiovisuales. Además de contar con un tiempo limitado, la velocidad de respuesta ante los constantes cambios, característicos de estas campañas, impiden ejecutar una verdadera planificación al estilo de un spot publicitario tradicional. La experiencia de la productora, los talentos y la agencia serán indispensables para sacar los proyectos sin tropiezos.

 

En nuestra experiencia existen, al menos, 3 tipos de videos recurrentes en cada campaña: 

 

Spots principales o madres: Condensa el mensaje más importante del candidato con propuestas claras, en muchos casos puntualizadas. Estos video son programados, y en lo referente a la preparación para su producción son casi 90% similares al rodaje de un spot publicitario tradicional.

 

Spots secundarios o derivados: Tratan temas de forma puntual. Corresponden a mensajes individualizados por cada propuesta o de los pilares de comunicación de la campaña. 

 

Estos videos permiten profundizar en las ideas y conceptos.  Se pueden planificar para una exposición semanal. Su producción requiere un mayor grado de adaptación. Esto quiere decir que, cuando es filmado, si bien existe un guión, o una estructura, es posible que el scouting se realice el mismo día que se filma. En consecuencia, hay que ser recursivo para resolver el rodaje en el mismo momento. 

 

Videos de seguimiento: Usualmente se los identifica como videos de guerrilla. Un camarógrafo, un operador de dron, un fotógrafo y un community manager pasan casi 24/7 siguiendo al candidato. Todos los días se generan piezas audiovisuales con un estilo de carácter noticioso. En este escenario, la única planificación es la agenda del día. El resto depende del ojo, talento, experiencia, gusto y capacidad del equipo audiovisual para obtener las mejores tomas y plasmar correctamente una historia.

Antes de avanzar es importante mencionar que existen varios recursos audiovisuales que tienen esquemas de trabajo diferentes al de una filmación fuera de estudios, por lo tanto, no se ven afectados por el contexto de campaña política. Por ejemplo, la realización de videos enteramente con animación 2d; que son muy populares. También se dispone de animación 3D. Aunque este recurso, en la práctica, casi no se utiliza porque pueden tener tiempos de entrega extendidos y poco flexibles. 

 

A modo de ejemplo, pueden revisar alguno de los proyectos que hemos realizado en el siguiente enlace: Videos de Campañas Políticas realizadas por OPAL

 

Gracias a las redes sociales, hoy en día se pueden producir hasta 60 piezas audiovisuales en una campaña, distribuidas por su puesto, en diferentes proporciones entre las 3 categorías de videos que mencionamos anteriormente. Entonces, surge la interrogante: 

¿Cómo se producen las piezas audiovisuales en campañas políticas cuya planificación y ejecución implican con un grado considerable de incertidumbre?

 

Entendiendo la forma de trabajo

Puedes tener un crew completo (equipo de filmación compuesto por 25 personas entre técnicos de luz, operadores y asistentes de cámara, dirección de arte, producción, vestuario, etc…)  o, ser un solo realizador con su propia cámara. Lo importante es la capacidad de adaptación, storytelling y tener un buen ojo fotográfico. Tener muy claro el mensaje para poder generar rápidamente propuestas visuales sobre la marcha, más aún si no cuentas con un gran equipo de soporte. 

 

Planificando que todo puede cambiar

Se crea un plan de trabajo y de rodaje en base a un guión elaborado por una agencia. Pero el equipo tiene que tener muy presente que, durante la filmación, se puede modificar frases o ideas que a la vez obligan a cambiar una escena que se pensaba filmar. Esto puede implicar modificaciones de locación, casting, propuesta de luz, arte, etc.. Todo el crew debe estar informado y al tanto de cuáles son las circunstancias en las que se va a trabajar. Así el miembro del equipo de trabajo tiene la posibilidad de realizar su propia preparación.

 

¿Qué otras situaciones se pueden dar? Bastantes e inimaginables. Pero pondremos de ejemplo una situación recurrente: El candidato deba estar en set a las 8 am y en cambio llegue al medio día por modificación de su agenda de último momento. De las cinco horas que se disponía para filmar escenas con el candidato ahora solo quedarían dos, y con sol de mediodía en exteriores. 

 

Buscando locaciones a prueba de todo

Durante el scouting, es conveniente conseguir lugares que ofrezcan diversos escenarios para filmar: espacios abiertos, cerrados, oscuros, iluminados, pequeños, grandes, con vistas panorámicas, etc. Mientras más versátil sea el lugar, más recursos tienes para ajustar la producción ante modificaciones no previstas en el plan de rodaje.

 

Llevando una carpeta de contratos bajo la manga

Esto aplica específicamente para los derechos de imagen de las personas que mostraremos en pantalla. Tanto en los spots principales como los secundarios. Cada campaña y cada spot dispone de recursos diferentes pero los más usual es que quienes aparezcan en pantalla sean personas que forman parte del movimiento político. Lo positivo es que el equipo de campaña se ahorra dinero; no es positivo para la producción. Lo negativo es que no te puedes fiar de esos talentos, porque al no sentir un compromiso económico o contractual, tienden a ser impuntuales, no aparecer nunca, o no tener la mejor predisposición para colaborar. Y es en este punto en el que resulta importante tener modelos de contratos en blanco, listos para poder reemplazar inmediatamente a los talentos necesarios.

 

Realizando un buen scouting

Muchas de las piezas audiovisuales que se filman durante las campañas políticas reflejan el contacto y acercamiento que tienen los candidatos con los votantes. Las personas son muy colaboradoras y si realizas un buen acercamiento puedes llegar a tener todo un barrio a disposición, casas y personas para escoger, y por montones. Adicionalmente te ayudan en varios aspectos de logística como la seguridad, servicios básicos y alimentación. Definitivamente pone la situación a tu favor.

 

Manteniendo un equilibrio entre experiencia y calidad

Es bueno contar con un equipo que tenga experiencia previa en producción audiovisual de campañas políticas. Pero también es igual de importante la calidad de trabajo. Si bien la comunicación es prioridad, los recursos cinematográficos que se implementen tienen la misma importancia. Si puedes hacer una apuesta en inversión que permita aportar en la calidad final de la pieza audiovisual ¡hazla!. Se lo van a agradecer ustedes mismos mientras editan el material.

Para concluir, podemos decir que la realización de piezas audiovisuales para campañas políticas es un nuevo arte. Salir del esquema de la planificación de los grandes spots, con grandes equipos audiovisuales, para experimentar esta demanda de elaboración de videos en masa, con poco tiempo, poca planificación, y que a pesar de todo logren grandes resultados, es muy satisfactorio.  Pero no es apto para quienes sufren de estrés. Se requiere de experiencia para contar correctamente las historias que se plasmarán en los videos, y fortaleza para mantener el ritmo de trabajo durante toda la campaña.

Les dejamos nuestro reel de trabajos en campañas políticas donde podrán observar alguno de los trabajos que hemos realizado:

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *